jueves, 18 de septiembre de 2008

Un día en Laisves Aleja

10:15 AM, la fuente principal en Laisves Aleja
10:17 AM, uno de sus típicos puestos de flores, siempre asediados por las puñeteras avisapas
10:20 AM, una lituana comprando algo en un "kioskas"

10:21 AM, un señor al que han dejado plantado
11:20 AM, un puesto de libros, casitodos en ruso
1:42 PM, el boulevard de arboles que cruza la calle entera
1:45 PM, un puesto de comida rápida lituano
17:46 PM, las tiendas a punto de cerrar y la calle vacía
17:58 PM, tres o cuatro lituanas vuelven a casa
18:10 PM, a casa, a cenar y a la cama, que ya es tarde
19:10 PM, el mismo señor sigue plantado

19:35 PM, Laisves Aleja desde los cielos
Sólo unos minutos después

19:44 PM, un lituano bebe algo alemán que sabe a rayos
19:47 PM, la puta fuente

20:03 PM, hace mucho frío

20:24 PM, Laisves Aleja a la hora de las tapas
20:54 PM,La iglesia de San Miguel en Lituano
22:07 PM, lo mismo
22:31 PM

23:59 PM, el último minuto del día


Es la calle peatonal más larga de Kaunas, y de Europa. Lo dicen los lituanos y alguna guía turística, escrita por lituanos, mal traducida al castellano. Laisves Aleja, y creo que acierto si digo que es su nuevo nombre, postsiviético, y tanto, pues significa "calle de la libertad", es el centro de la vida Kaunética, o eso. A los rusos les hubiera gustado más llamarla paseo de los trabajadores, o calle 1 de Mayo o cualquier mamonada con la que tener contento al pueblo. Para nosotros es la calle Madrid, por su parecido a la de Getafe y yo a veces, en voz baja, y así nadie me riñe, le digo calle corrida, que está en Gijón, una ciudad del norte de España, a menos de 30 kilometros de Oviedo, que sí, es el lugar donde nació Fernando Alonso, el asturiano más conocido del mundo, y a mí me cae bien, pero pienso: "¡que pena!".

Laisves Aleja son 1,7 kilometros de paseo adoquinado; en general bloques grandes y muy cómodos para el paseo. Sólo a veces, hay que procurar no tropezar con las alcantarillas, largas y también kilométricas, que cruzan la calle de un lado al otro, el Kaunas viejo y la iglesía de San Miguel, en lituano. Fue construida no mucho antes de que llegaran los rusos, católica y romana, con un toque renacentista y otro ortodoxo. Es monumental, espectacular y fea, en mi opinion, como todos neoalguismo sintético. Aun así y fea, impresiona.

Laisves Aleja madruga porque se acuesta muy temprano, después de las seis de la tarde, cuando cierran aquí los comercios pierde su vida, que es mucha, en el marco de una ciudad a sólo 300 kilometros del báltico; un mar tan frío que se congela, un mar osado, tanto como para olvidar su función natural y convertirse en hielo- ¡Es insultante!-. En la noche, aunque bien iluminada, y esto es excepción en Kaunas, no hay un alma.

El paseo está salpicado de puestos de libros, prioritariamente en ruso, de flores y de los "kioskas", que venden desde tabaco a café, el periódico, agua o una bolsa de patatas frita. En la noche, los tapían las kioskeras, maleducadas, unas hijas de puta (sin generalizar), que piensan que Dios habla lituano y vive en Kaunas. Quedan a salvo de los tiros, de algún borracho o de Mihail, o así me gusta pensar que se llama, un ruso muy jodido, alcohólico, vagabundo sin techo. El hombre más valiente del mundo.

Ya tira el frío, te cagas, voy a abrigarme.

Icki otro día.

2 comentarios:

Al norte, peromuchomas al Sur dijo...

Nunca pense que algún día querría ir a Lituanian, qué curioso!! Ahora ya está apuntado en mi agenda, para cuando me haga ricaricarica (mileurista no pido mas)

Rana de ingle amarilla dijo...

Y qué vale comprarse un kioskas entero