miércoles, 7 de mayo de 2008

De leyendas urbanas y falsas mentiras

Cada tarde, digo cosas como esta:

“El filete ruso, digamos, lo fundó un Ruso. La hamburguesa suponemos, yo mismo entiendo que tuvo que inventarla un hombre de Hamburgo, un hamburgués o una misma hamburguesa, puede. No ocurre lo mismo con el filete Ruso, aquí estoy plenamente convencido de que su hacedor fue ruso; decíamos y como tal, fue un hombre.”

“La hamburguesa partió a EE.UU desde Hamburgo, a Chicago y luego a Kentucky. No hizo fortuna allí porque gozaba ya de más prestigio el pollo frito Kentucky fried chicken, le ocurrió algo parecido que a la Coca-cola [(esta la inventó un verdadero americano) (miento) (era falso) (falso del norte y al sur de Canadá) (esta la inventó un americano del norte al sur de Canadá falso)] no logró tumbar allí, la Coca-cola, al auténtico Whiskey americano, Straight Bourbon de Kentucky ¡Claro! ¿Pollo y Bourbon? Verase, ¿Cuál es la cara de un hombre y una hembra de Kentucky juntos? Son pollos borrachos allí en Kentucky”

Si han llegado a este punto, sigan leyendo porque todo va a ser más estúpido. Hoy (por ayer y por toda mi vida) me he llevado una desilusión tremenda al ir descubriendo las verdades escondidas en las mentiras del mundo: no hay caimanes en las alcantarillas, no es verdad que los haya, ni tortugas tampoco ¡Las tortugas están en Atocha! Solo una está perdida, la tortuga Manuelita, que se escapó de mi cuando tenía 300 años. También es mentira que en algunos “chinos” haya quirófanos roba-órganos que teletransporten riñones a Taipei sin escalas, eso no es verdad. Paul McCartney está vivo y Ricky Martin no vivió escondido en un armario cómo una fan se untaba mermelada en su coño. Eso no es verdad. Tampoco lo es que el hombre no haya llegado a la Luna; conozco a Lance Armstrong, hermano de Neil y me dijo que él nunca fue actor “él es astronauta”, eso me dice siempre. Lance no se dopó nunca y es justo vencedor de sus siete tours de Francia.

Yo depongo mi mierda en todos esos embustes, paparruchas falaces y fachosas y más en la última que ha llegado a mis oídos porque me entristece y me aflige personalmente. Se dice, rumores, rumores que son de maricones (perdón) dicen que la flecha candente, de fuego abrasador flamígera ultraligera que suspendió el alma del universo en Barcelona ’92 y que encendió el pebetero olímpico cayó, contra la opinión de todo el mundo, fuera del estadio. Menuda caca entonces. Mi vida: una farsa. España llorando y aquel buen arquero escondido, temeroso de ser lapidado por embustero. Pero no es verdad, nada de todo es verdad. Hay un video que dice que sí pero no. No crean en él. Crean en mí, en la palabra de un amigo que les dice que la flecha si entró:

¡PORQUE YO FUI LA FLECHA!

La Coca-cola no tiene cocaína pero el filete ruso no es ruso, como no son rusas las ensaladillas rusas ni las montañas rusas. Eso si es verdad.



4 comentarios:

mary dijo...

la ensaladilla rusa sí que es rusa, la inventó un chef de un restaurante moscovita en 1860. cierto, el filete ruso es ruso, pero sepa usted que durante el franquismo cambiaron de nombre: ensaladilla nacional y filete imperial.
xD

Sally Hayes dijo...

Yo soy la primavera. Y un seat León.
De rusia no se mucho, pero aprenderé mientras la alemana te absorbe el alma con un desatascador en un banco.

havie dijo...

Manuelita vivía en Peguajó y vive en el Caribe, aunque seguro que en su viaje pasó un par de noches en el estanque de Atocha (aka ese precioso lugar al que nos gusta ir para hacer tiempo mientras viene el 805) en cuanto a todo lo demás, estoy indignadísimo. desde el descubrimiento de la verdadera identidad de los reyes magos jamás me había sentido tan avergonzado y decepcionado.

Flys dijo...

t felicito xel blogspot... sigue cn tus paranoias, son entretenidas! jaja